Publicado: 8 de Octubre de 2014

El secreto de una sonrisa perfecta es cultivar un conjunto de prácticas que deben ser llevadas a cabo con frecuencia, tales como visitar al dentista con regularidad, mantener una higiene bucal adecuada y contar con la ayuda de tratamientos de belleza caseros o en el consultorio dentario. Sin embargo, hay técnicas más sencillas que contribuyen a que logres una sonrisa de cine.

Toma los jugos cítricos con una pajita

Según un estudio de la Universidad de Rochester, Estados Unidos, jugos cítricos de naranja, limón y piña pueden erosionar el esmalte dental por la acidez de las frutas. Así que un consejo para cualquier persona que ama estos zumos es usar una pajita para que el líquido no se ponga en contacto con los dientes.

Abusa de la vitamina C

No desprecies las fuentes de vitamina C, como las frutas (guayaba, anacardo, fresas), hortalizas (pimientos, tomates) y verduras de hoja crudas (brócoli, coliflor, repollo). La vitamina C participa de la formación del colágeno y de la cicatrización de los tejidos, que es el componente fundamental para la salud de las encías.

Ojo con subir de peso

Una encuesta realizada por la Universidad de Campinas, en San Panblo, en colaboración con el Instituto Forsyth, señaló un fuerte vínculo entre las bacterias orales y la obesidad. Mediante el análisis de 313 mujeres con sobrepeso u obesidad nivel 1, se encontraron grandes cantidades de las bacterias Selenomonas noxia (común en pacientes con periodontitis) en el 98% de ellas. Entre las mujeres analizadas con el peso ideal más del 80% no tenía ese microorganismo.

No te cepilles demasiado los dientes

El ciclo bacteriano se renueva cada 12 horas en el interior de la boca, así que, de acuerdo con algunos expertos, los dientes sólo se deben cepillar dos veces al día. Pero este consejo solo es válido para un cepillado completo, que cuenta con hilo dental y raspadores de lengua. De acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Newcastle, en Inglaterra, es extremadamente importante que el cepillado sea ejecutado de manera sutil y sin fuerza para no dañar el esmalte de los dientes y las encías.

Llama tus amigas y habla bastante

Este truco es fácil y sencillo. Según expertos, hablar ayuda a mantener la boca limpia, ya que contribuye a la producción de la saliva, el principal enemigo de las bacterias orales.

Toma más agua antes de la menstruación

De acuerdo con una encuesta realizada por la Unicamp, los cambios hormonales comunes en la época de la menstruación predisponen al desarrollo de la inflamación gingival. Por lo tanto, el estudio recomienda beber más agua que de costumbre cinco días antes de la menstruación para estimular la producción de saliva y mantener limpia la boca. Reforzar la higiene oral también es importante en este momento.