Tras la colocación de los brackets, siempre debes hacer una dieta de comidas blandas, porque el adhesivo tarda en endurecer unas 24 horas aproximadamente.


Transcurrido este tiempo prudencial y a lo largo de el tratamiento, puedes comer de casi de todo, pero con mucho cuidado.


Estos son los alimentos que pueden perjudicar los dientes y que deben ser evitados durante este período:


– Alimentos duros: como maíz, palomitas, caramelos duros y bocadillos, verduras crudas como zanahorias, pepinos y frutas variadas.


– Alimentos que contengan semillas: como cereales, ya que se quedan enganchados entre los brackets y los dientes y resulta muy complicado quitarlas.


– Alimentos pegajosos: como chicles y caramelos masticables, ya que pueden doblar los alambres o despegar los aparatos, además de quedarse atrapados entre los dientes y favorecer la formación de caries.


– Alimentos con mucho azúcar: como chocolate, tortas y galletas, que favorecen la formación de caries.


También, quienes lleváis brackets debéis controlar el consumo de café y té, vino tinto, refrescos de cola y tabaco, ya que seguramente tus dientes se tiñan.


Y recuerda, la ortodoncia, mejora tu salud, tu estética y el buen funcionamiento de tu boca. Es importante crear una cultura por una higiene dental correcta, profunda y cuidadosa, después de cada comida, ya que en los aparatos se retiene más placa dental y favorece la formación de caries. Y recordad, siempre que podamos, transmitir esta cultura a nuestros hijos o allegados.

En nuestra clínica dental estaremos encantados de informarte  resolver las dudas que te surgan.