Correr es uno de los deportes más completos desde un punto de vista de salud. 

Sin embargo, según una investigación que se publica en «Scandinavian Journal 

of Medicine & Science in Sports», los corredores podrían sufrir un mayor riesgo 

de erosión dental y de caries.

Un equipo de investigadores alemanes ha visto que los triatletas presentan una 

mayor erosión dental que los que no son atletas. Además, los investigadores 

hallaron que aquellos atletas que entrenan de forma regular semanalmente tenían 

más caries que los que entrenaron menos. «Es posible que el alto consumo de 

carbohidratos de los triatletas, bebidas deportivas, geles y barritas energéticas 

durante el entrenamiento, puede bajar el pH de los dientes por debajo del nivel 

crítico de 5,5», señala Cornelia Frese, autora del trabajo. Y ello, afirma, 

«puede provocar la erosión dental y caries». Además, añade, «los atletas respiran 

por la boca durante el ejercicio y la boca se seca produce menos saliva, que 

normalmente protege los dientes».

Basandose en este estudio y sus resultados, «se puede sugerir que el 

entrenamiento de resistencia tiene efectos perjudiciales sobre la salud oral», 

escriben los investigadores. Ahora bien, señalan desde la Sociedad Española de 

Periodoncia (SEPA), «la asociación establecida entre la actividad deportiva y 

la salud bucodental confirma, una vez más, como factores sistémicos, incluido 

el estilo de vida, puede repercutir en la salud de los dientes y la encías».

 

Publicado: 9 de Julio de 2014