Aunque no es la primera vez que tocamos el tema, creemos que es lo suficientemente importante para recordarlo de vez en cuando.

El cepillado dental es uno de los elementos más importantes para cuidar de la salud dental. Los especialistas recomiendan cepillarse los dientes al levantarse, después de cada comida y antes de acostarse.

Sin embargo, aunque se siga esta práctica, muchas veces se cometen errores, debido a múltiples factores como el tipo de cepillo y el tipo de movimiento que se haga dentro de la boca.

Olvidar de cepillarse la superficie interna del diente: La mayoría de personas olvidan de cepillarse esa parte del diente que la lengua toca una y otra vez. La placa que no se puede ver es tan importante como la placa que es visible a simple vista.

No enjuagar el cepillo después de lavarse los dientes: si después del cepillado se pone el cepillo en su sitio sin enjugarse, esto puede conducir a que las bacterias se desarrollen en el mismo. Lavarse los dientes con un cepillo sucio no es recomendable.

Lavarse los dientes demasiadas veces y muy fuerte: lavarse los dientes 3 veces al día puede ser lo ideal, pero excederse en exceso de esta frecuencia puede incluso causar problemas; sobre todo si se hace demasiado fuerte.

No cepillarse con suficiente frecuencia o durante suficiente tiempo: Se recomienda un mínimo de 2 veces al día, aunque el mínimo razonable serían 3, ya que dejar demasiado tiempo entre cada cepillado puede permitir la formación de placa dental. Por otro lado, el cepillado de dientes tiene que durar al menos 2 minutos. Y si se pueden 3 minutos, mejor.

El cepillo de dientes equivocado: para lograr todos los beneficios de un cepillado, es importante considerar el tamaño de la boca en relación al cepillo de dientes, que no debe ser ni demasiado pequeño y ni demasiado grande (sobre todo en los niños).


#clinicadentalValencia

#implantesdentalesValencia

#ortodonciainfantilValencia