Sabemos que, a medida que avanzan los años, el cuerpo sufre cambios. En esta alteración de hormonas y etapas biológicas, las encías son un objetivo fácil para las enfermedades: son más susceptibles a la inflamación y, por lo tanto, se eleva el riesgo de sufrir patologías bucales. Para evitar la gingivitis, la periodontitis y la posterior pérdida de dientes, lo mejor es actuar con prevención.


Sin embargo, esta fibromucosa, formada por un tejido denso, cubre los procesos alveolares de la boca y rodea a los dientes tiene una importancia que va mucho más allá de la salud bucal, y su aspecto puede revelar problemas que no solo afecten a la boca.


Estudios clínicos realizados por todo el mundo han demostrado que las personas con enfermedad periodontal moderada o avanzada son más  propensas a padecer de enfermedades cardíacas que aquellas con encías saludables.


De forma inversa, la buena o mala salud de las encías nos ofrece indicios sobre la salud en general, ofreciendo señales de advertencia sobre otros estados clínicos, tales como diabetes o enfermedades cardíacas.


Interesante es también la relación directa existente entre la salud de las encías y el deporte. Los primeros estudios que relacionan los dos  parecen señalar que las personas que realizan deporte de manera habitual, y que presentan un índice de masa corporal saludable, tienen menor disposición a enfermedades periodontales.


Clínica dental Valencia - Implantes dentales Valencia

Ortodoncia infantil Valencia - Ortodoncia adultos Valencia

Publicado: 4 de Marzo de 2017