Publicado: 20 de Diciembre de 2014

Estudios indican que cuanto más temprana es la higiene bucal, menor es el riesgo de desarrollar enfermedades orales a lo largo de la vida. 

Según informa la Academia de Odontología General (AGD), los cuidados con la dentadura deben desarrollarse cuando el bebé tiene alrededor de cuatro meses, es decir, cuando deja la lactancia y empieza a tomar papillas y otras comidas.

Cuando empiezan a salir los primeros dientes, se recomienda limpiarlos con un algodón o paño húmedo.  

A medida que su número aumenta,  se debe usar un cepillo suave y pasta dental especial para niños.

La dentición se completa entre los 2 y 5 años de edad. A partir de ese periodo es importante centrarse en la prevención y diagnóstico precoz de enfermedades dentarias.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 60 a 90% de los escolares de todo el mundo tienen caries. Eso se debe al consumo excesivo de azúcar en los primeros años de vida.

La principal recomendación es evitar que el pequeño consuma productos dulces que permanezcan mucho tiempo en la boca, como caramelos, chicles, bebidas de cola y gaseosas.

El cepillado diario y el uso de flúor son dos hábitos fundamentales para mantener alejados problemas como las caries en la primera infancia.