Hay dos tipos de cepillos dentales: manuales y mecánicos.  El tamaño y forma del cepillo debe ajustarse a su boca confortablemente, permitiéndole llegar a todas las áreas con facilidad.  Su dentista puede sugerirle qué tipo es más adecuado para sus necesidades.  Sin importar qué tipo de cepillo dental escoja, se  recomienda que se cepille dos veces al día con una crema dental con fluoruro para limpiar a fondo sus dientes y para proveer protección de fluoruro contra la caries.

Ambos, los cepillos manuales y mecánicos, pueden limpiar los dientes de forma efectiva y meticulosa.  A las personas que tienen dificultad para utilizar un cepillo manual les puede parecer que los cepillos mecánicos son más fáciles y cómodos de usar.   A los niños puede parecerles divertido cepillarse con un cepillo mecánico.  Ya sea que se decida por un cepillo manual o mecánico, escoja un cepillo dental que le guste y que sea fácil para usted, el cual utilizará dos veces al día como mínimo para limpiar todas las superficies de sus dientes cuidadosamente.

Según una gran mayoría de expertos  afirman que tanto los cepillos dentales eléctricos como los manuales poseen una eficacia similar si se utilizan correctamente. Quizás  se obtiene una  ligera ventaja para el cepillo eléctrico ya que el correcto cepillado de dientes es mas fácil de conseguir que con el manual. A continuación expondremos las diferencias y semejanzas entre ambos cepillos.

CEPILLO DE DIENTES MANUAL

  • Económico.
  • No requiere de ningún otro complemento.
  • Muy eficaz, pero requiere de habilidad para sacar el máximo partido.
  • Al cabo de los 3 meses hay que reemplazar el cepillo por uno nuevo.
  • Fácil de guardar y mantener.
  • Ofrece una mayor sensación de control.

CEPILLO DE DIENTES ELECTRICO

  • Más caro que el cepillo manual.
  • Generalmente necesita un cargador o pilas para funcionar.
  • La eficacia del cepillo no depende tanto de la habilidad de quien lo utiliza. Accede con más facilidad a los espacios entre los dientes.
  • Es necesario cambiar los cabezales cada cierto tiempo.
  • Más fácil de agarrar.
  • Recomendado para quienes tengan problemas de movilidad en manos o dedos.
  • Los niños lo encuentran más divertido, por lo que es más fácil para hacer que se laven los dientes con ellos.

El cepillo eléctrico facilita la limpieza dental y cualquier persona puede beneficiarse de poder realizar su higiene dental de una manera mejor o más sencilla. Es especialmente interesante en los niños en fase de aprendizaje del cepillado, en los portadores de prótesis y tratamientos dentales más complejos de limpiar, en las personas con dificultades físicas para cepillarse o aquellas con mayor propensión a tener problemas dentales. Ahora bien todos salimos ganando con un cepillo eléctrico porque tiene muchas ventajas: hay modelos que valoran que avisan para que no hagamos una presión excesiva y que recuerdan el tiempo mínimo de cepillado.

Dentro de la gama de cepillos de dientes eléctricos también existen  diferentes durezas de las cerdas y con formas y tamaños diversos. Los cepillos dentales eléctricos funcionan con corriente eléctrica. La mayoría no tiene cables, por motivos de seguridad y se guardan sobre el soporte incluido para realizar la carga ya que normalmente este tipo de cepillos se cargan mediante inducción. Todos los modelos disponen de cabezales intercambiables.

 Un cepillo dental oscilante imita el movimiento de la mano al cepillar. La oscilación es elíptica. Los cepillos dentales eléctricos tienen un cabezal de diferentes formas, el cual gira en torno a un punto fijo. Los cepillos oscilan entre 7.500 y 15.000 veces por minuto. El cepillo dental se acciona con un pequeño motor eléctrico.

También existen cepillos dentales oscilantes que vibran. Oscilan hasta 40.000 veces por minuto. Su movimiento no sólo es giratorio, sino que también se mueven hacia arriba y hacia abajo. Este movimiento se corresponde, por tanto, a un movimiento en 3D.

Si utiliza cepillo dental eléctrico, se recomienda que la limpieza dure unos dos minutos, como con uno manual. El cepillo dental eléctrico no llega demasiado bien a los espacios entre los dientes. Por eso, se recomienda complementarlo usando seda dental o cepillos interproximales.

Con un cepillo dental eléctrico no hay necesidad de realizar movimientos adicionales. Limítese a sostenerlo suavemente sobre los dientes. La limpieza se efectúa (casi) automáticamente. Debe sustituirse el cabezal en cuanto las cerdas estén desgastadas; aproximadamente, cada tres meses. Si viaja, no se olvide el cargador para disponer de alimentación de corriente para el cepillo.

Como pueden ver la industria de los cepillos dentales eléctricos esta pasando el siguiente nivel agregando funciones de medición de duración, movimientos y reportes que puedes entregarle a tu dentista o usar para mejorar tu cepillado.

Publicado: 1 de Septiembre de 2014