La mayoría de personas hoy en día no han logrado desentrañar el misterio de las pequeñas bolitas blancas que salen en nuestra boca y de un desagradable olor, así que desde aquí os aclaramos mediante esta foto como son y ademas os ayudaremos a saber que son y también como tratarlas. 

Son pequeñas masas de color blanquecino o amarillento, su nombre deriva del latín "caseus", que significa queso. Los agujeros de la amígdala son su punto de formación, provocan malestar, irritación de garganta y son expelidos durante la tos, el estornudo o el habla

Se componen de células escamosas de la boca. La saliva, así como los restos de comida retenidos en la zona posterior de la lengua son las proteínas que sirven de alimento a estos microorganismos. Al digerir estas proteínas, las bacterias liberan sustancias que producen mal olor. Investigaciones diversas, concluyen que los microorganismos presentes en la "caseosa" son diferentes a los relacionados con la placa dental. 

La explicación es simple: esta región recibe un menor flujo de saliva y contiene muchas criptas (pequeños agujeros en las amígdalas) en los que las bacterias se pueden ocultar. En este lugar privilegiado, digieren las proteínas celulares que se originan en la boca, así como las contenidas en la mucosidad que gotea imperceptible desde los senos nasales hacia la faringe (secreción nasal).

Este goteo persistente se encuentra en gran parte de la población, es el resultado de alergias, contaminantes químicos y la inflamación de la mucosa nasal así como de los senos para-nasales (sinusitis crónica). El control por parte de nuestro médico de cabecera durante la formación de la "caseosa" es extremadamente importante para prevenir muchas otras enfermedades, ya que las bacterias de este proceso están asociadas con otros problemas de salud como la neumonía, la tuberculosis, endocarditis, entre otros.

Hay varias opciones para el tratamiento de la "caseosa". Antiguamente se extirpaban de manera radical las amígdalas, aunque este tema tiene mucha controversia en la comunidad científica dada la función de las amígdalas como un organismo de control importante. El postoperatorio es doloroso y puede requerir más de un procedimiento quirúrgico. Además, incluso después de la eliminación, a menudo, el problema del aliento persiste dado el origen multifactorial de la halitosis.

Este tema del aliento, llevó a los investigadores a desarrollar protocolos no quirúrgicos con tratamientos conservadores y muy eficaces. Estudios sobre la "caseosa" con pacientes, concluyeron que con pruebas diagnósticas precisas, el tratamiento de las causas de la formación es la mejor solución. En este contexto, el experto en la halitosis busca cada vez más evitar los inconvenientes y riesgos asociados a cualquier cirugía. Recuerda, el profesional investiga las causas y elabora un tratamiento específico.

Genéricamente, para evitar la aparición de la "caseosa", se sugieren algunos métodos preventivos que se pueden seguir fácilmente, incluyendo beber dos litros de agua al día, mantener una dieta sana (frutas, verduras, hortalizas de hoja) y una correcta higiene bucal.

¿Que función tiene un correcto enjuague bucal?

En un pequeño porcentaje de los casos, aunque los productos de limpieza de la lengua y el enjuague bucal se utilicen correctamente, los resultados no pueden ser del 100%, la "caseosa" se sigue formando, pero por lo general con una frecuencia más baja.

Los otros factores que influyen en la formación de la "caseosa" son la gravedad de la amigdalitis o las anginas "caseosas" y las características anatómicas de las amígdalas, que pueden dificultar o impedir el enjuague bucal sin poder entrar en las criptas de las amígdalas e impedir la formación de la "caseosa".

En los casos leves, el enjuague bucal debe tener un 100% de eficacia, en los casos graves, el resultado es peor, aunque el uso de enjuague bucal debe ser valorado antes que la opción quirúrgica.

Sugerencia de tratamiento:

El tratamiento para la "caseosa" principalmente es mantener siempre una higiene oral adecuada.

Pero cuando a pesar de ello, persiste el mal aliento, dolor de garganta o dificultad para tragar debe iniciar un tratamiento casero, hasta acudir a su médico de cabecera con:

- Hacer gárgaras con 1 taza de agua tibia y 1 cucharada sopera de sal, después de comer

- Hacer gárgaras con enjuague bucal de calidad, después de cepillarse los dientes.

En los casos más graves, en las que estos tratamientos no alivien los síntomas, su médico de cabecera o su especialista otorrinolaringólogo nos dará el tratamiento farmacológico necesario para combatir la "caseosa" como el ibuprofeno, o antibióticos como la amoxicilina.


#clinicadentalValencia

#implantesdentalesValencia

#ortodonciainfantilValencia

Publicado: 28 de Octubre de 2015